El SEMANARIO RECONQUISTA es el órgano de prensa de la Agrupación Reconquista del Partido Colorado, fundado por Honorio Barrios Tassano y Carlos Flores. Director Prof. Gustavo Toledo.

jueves, 3 de marzo de 2011

La educación como problema.


Por Reinaldo Perdomo (*) 

Una buena educación nunca es el resultado de un milagro ni de la obra de una sola persona o de un solo  grupo social, sino que proviene de la atención que se le preste a todos los sectores involucrados y a las formas de encararla.

Para lograr buenos resultados es necesario que intervenga el Estado a través de los poderes y órganos correspondientes, con especial atención a los educandos, a los educadores y a los padres.

Ya no es noticia que en nuestro país la educación está muy mal y de ello todos, en mayor o menor grado, somos responsables.

El Estado debe promover una Reforma General de la Educación, fijando los objetivos acordes con la época en que vivimos, en planes y programas claros, reales y realizables y tratando de corregir lo que anda mal, que por cierto es mucho.

Esta reforma que debe ser global, urgente y considerada como un asunto de estado para que sea hecha con el mayor consenso social y político posible.

Todos los días escuchamos propuestas, pero siempre parciales y de distintos sectores.

En lo que respecta a los educandos, se ha dicho, y con razón, que le encuentran poco sentido a los contenidos, y hasta a la forma en que se les imparten. Personalmente he escuchado a varios adolescentes que dicen: “¿para qué me sirve esta asignatura?” o, lo que es peor, “¿para qué me sirve el Liceo?”. Otros apuestan a cuántas horas de clase tendrán al día siguiente y si en tal clase van a jugar al “ahorcado”. Otro decía en tono festivo que ese día había sacado el cinco de oro: había tenido las cinco clases y el amigo le contestaba: yo fui más afortunado, porque saqué el quini seis, ¡no tuve ninguna! Y ni que contar de la falta de respeto a los Profesores, que ha llegado a un extremo que no condice con un mundo medianamente civilizado.

Referente a los educadores hay que tener en cuenta que así  como las tecnologías avanzan minuto a minuto, el encare pedagógico de la educación debe estar atento a ese dinamismo, por lo que también deben actualizarse al mismo tiempo. Sobre las inasistencias de los docentes hay que tener en cuenta, que para poder subsistir económicamente hoy deben trabajar 40 ó 50 horas semanales, en varias instituciones, en horarios diurnos y nocturnos y en diferentes niveles, lo que hace imposible que puedan cumplir con sus tareas en forma normal y eficaz.

Cabe recordar que en nuestro país hasta la década del 60 el Escalafón Docente establecía el máximo de horas para 1er.Grado en 18, para 2º, 3º y 4º grado: 21 horas, para 5º grado: 18, para 6º, en 15 y para 7º grado 12 horas semanales. Estos últimos, con su carga horaria, duplicaban el sueldo del docente de 1er. Grado y hasta la década del 40, ¡tenían el mismo sueldo que un diputado!  Sin soñar con imposibles, para exigir a los docentes asiduidad, deberíamos, por lo menos, rebajarles a la mitad las horas de clase sin disminución de sus haberes y concentrarles, en lo posible, sus tareas en un solo establecimiento docente. También se hacen necesarias las mismas exigencias y beneficios para los Directores, Subdirectores y demás responsabilidades de docencia indirecta. A este entorno, debe asignárseles la tarea de restablecer la disciplina y el respeto de  todos, dentro de los centros de enseñanza, cosa que ha desaparecido en la actualidad en la mayoría de los establecimientos.

En cuanto a los padres, es imprescindible exigirles el ejercicio de la Patria Potestad; hacerles ver que son responsables de la conducta de sus hijos y de ponerles los límites correspondientes. Que la educación, no sólo comienza en la familia, sino que continúa cuando sus hijos entran en la educación formal. Para los que no lo sepan o tengan dudas, se debería dar apoyo profesional obligatorio a los padres cuyos hijos presenten problemas.

Hoy la educación es un problema, que hay que resolver en forma urgente y entre todos.

No olvidemos que la misma, es una de las principales causas de otro problema: el de la inseguridad.

Tampoco olvidemos que, tanto la educación como la seguridad son derechos humanos, que la Sociedad organizada bajo forma de Estado debe gozar, pero también tiene el deber de hacerlos cumplir.

(*) Contribución especial para Reconquista
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...